martes, 23 de junio de 2015

JAMES SALTER

Descubrí a James Salter poco después de haber leído Primavera negra, de Henry Miller. Resonaba en mi cabeza la prosa pletórica y egoísta de Miller: sensualidad, pesimismo y ese tránsito perfecto entre lo poético y la realidad más urbana, vulgar y minoritaria.

Descubrí en Salter un mundo narrativo no tan abigarrado y rabioso como el de Henry Miller, pero no por ello menos tormentoso, menos destructivo,  menos fatalista y solitario. Es posible que Salter no haya sido el autor de la Gran Novela Americana. La trascendencia de sus tramas, a diferencia de otros novelistas, se alejaba de lo colectivo, o de lo afanosamente político, para centrarse en la mundanidad individual y dramática de sus personajes. Pero su sentido milimétrico de la perfección narrativa y su capacidad para diseccionar el deterioro progresivo y hastiado de las relaciones personales, le convierten en un autor de culto.

James Salter falleció hace tres días en su domicilio de Long Island. A sus 90 años, conservaba un rostro calmado y anguloso. He decidido que esta semana releeré Años luz. Para mí, su obra maestra.

1 comentario:

  1. me apunto Años Luz para leerla, gracias! Enhorabuena por la novela

    ResponderEliminar