martes, 21 de agosto de 2012

OASIS ENTRE GRIETAS Y SILENCIO

Y el cañón abre sus manos exhibiendo sin pudor el grosor de sus heridas. Heridas cicatrizadas con la caliza salvaje del valle. Las laderas arrastran una levísima cortina de musgo. Los pinos se inclinan vertiginosamente y los picos más altos arañan un cielo encendido entre relámpagos.

Entonces el silencio penetra entre las rocas calcinando el sentido del tiempo. Una bóveda impenetrable hace del cañón el más perfecto e invulnerable de los mundos. Aquel en el que las violentas grietas que marcan el sendero esculpen a golpe de roca una ilusión abismal. La tierra se rompe dejando al desnudo su resbaladiza piel esmeralda. Un refugio vertical para vientos de oasis y exilio. 


Grand Canyon (Arizona). 



No hay comentarios:

Publicar un comentario